sábado, 14 de julio de 2018

SOMBRAS, por SARA BARAS


SOMBRAS
por
SARA BARAS

Esta tarde noche  he asistido al último espectáculo de Sara Baras y su Balet Flamenco: "Sombras".

Como uno de los regalos de mi pasado cumpleaños, mi marido, gran conocedor de mis gustos y aficiones, me regalo dos entradas para ir a ver a esta mujer maravillosa y gran bailaora de flamenco que es Sara Baras.

Ya es tradición ir a verla cada vez que actúa en Madrid, y es que su arte me maravilla. Su talento, su fuerza, su saber hacer. El sentimiento que transmite a golpe de tacón. El vértigo de sus brazos en movimiento... En fin, que me gusta mucho y todo lo que puedo dedicarle son elogios. 

Y no soy la única a la que le gusta Sara Baras. Conseguir entradas para sus espectáculos es casi, casi un milagro, en cada una de sus actuaciones llena el teatro.

Mirar si no lo que de ella decía Alfonso Ussia:

"lo más guapo de España. Baila como las nubes, las tormentas, el amanecer, la atardecida. Qué mujer, qué arte. Gaditana. Lola la Piconera de Pemán, una sombra a su lado...

Todo eso y mucho más se reúne en el cuerpo y el alma de Sara Baras, que no es dibujo porque Picasso no la conoció, que no es poema porque García Lorca, Alberti o Villalón decidieron nacer antes, que no es copla porque Rafael León se puso a morir cuando ella era niña, que no es novela porque Hemingway, de haberla visto, estaría borracho, que no es escultura porque a quién se le ocurre nacer Miguel Ángel tan a destiempo. La música la lleva ella consigo misma. Y la danza, el baile, el prodigio del movimiento... Que el diccionario no se entera. "Arte", "Armonia" y "Belleza" tienen una misma definición: Sara Baras".

ALFONSO USSIA

Mujeres del reino 2009 // Ediciones B-Grupo Zeta

Ahí es na...!

La mejor y más grande definición que he leído sobre ella, podéis creerme.

"Sombras" es un espectáculo creado con motivo del vigésimo aniversario del "Ballet Flamenco Sara Baras",  un espéctaculo cuyo hilo conductor es "La Farruca", un baile que ha acompañado a Sara durante 20 años de trayectoria, con el que ha cosechado innumerables éxitos y bajo cuya sombra ha vivido esa evolución constante que la he llevado a ser lo que es hoy en día.


Sobre la farruca, la propia Sara nos dice:

"La farruca es razón sin entendimiento,
y es cordura en esta inmensa locura de dejarse el alma en cada golpe de tacón.

Encadena mis versos en rimas inconfundibles, dibuja garabatos que me adivinan, que hablan de mí, que hablan de ella, como una luz, mi luz, como una sombra, mi sombra."

Una vez más Sara Baras, aúna su magistral manera de bailar con una impactante coreografía creada por ella misma y en la une lo tradicional y lo moderno.

Os dejo un pedacito de texto de Santana de Yepes que se recita al inicio de uno de los bailes de Sara Baras en "Sombras" y que me ha parecido precioso:

"Diré que un día fui sombra, envuelta, oculta, grande, pequeña; sombra.

Diré que un día fui sombra, atrapada, disimulada, onírica, real; sombra.

Diré que un día sombras del recuerdo en mí, sombras, como llamas, como agua, como viento, como calma; sombras.

Sombras en mí, sombras de mí.

Me sustentan, vigilan, seducen, tropiezan, aceleran, reposan, despiertan y acunan en el sueño de las sombras."

Santana de Yepes.







Y como colofón de la velada, he tenido la suerte de estar sentada junto a Miguel Poveda, cantante:



Y Fernando Tejero, actor:


Ambos, amigos de Sara Baras.



miércoles, 11 de julio de 2018

AL CORRER DEL TIEMPO, por José María Martelo Íñigo



AL CORRER DEL TIEMPO,
por José María Martelo Íñigo 
(santutxutarra)

Al correr del tiempo sobre el recuerdo
la memoria se queda escrita en la piel
y recorre con la sangre esos lugares
que es volver a caminar donde ya estuviste ayer
allí donde las cicatrices quedan grabadas,
allí donde hubo heridas tan profundas,
solo quedan las huellas que señalan el regreso
donde siempre hay que volver una vez en la vida
estampas desnudas con cristales de sueños
al correr del tiempo sobre el recuerdo.
El recuerdo siempre perdura en el túnel
en ese túnel oscuro que nos señala el odio
se agotan las sombras de las remembranzas
nos ensucian los espejos donde nos miramos
y me pertenecen los extractos de los recuerdos
con ese libro abierto que me hace existir
las realidades paralelas de los sueños almacenados
justo en la frontera de la colección de las verdades
donde soy testigo que se pierde en la oscuridad
de las palabras que nunca se han de pronunciar.
Al correr el tiempo la memoria pierde su recuerdo
y necesitamos de fechas que marquen el pasado
para que no se vacíe nuestras noches de emoción
y vuelva a amanecer los nuevos días que soñamos.



José María Martelo Íñigo



*Este poema, que me vibro en lo más profundo, lo tome prestado y con el permiso de su autor de su blog de poesía: “El Escribidor Paciente”. José María Martelo Iñigo es un poeta y escritor autodidacta bilbaíno magnifico. Desde aquí os animo y recomiendo que visitéis su blog y buceéis en sus poemas y escritos, estoy segura de que os sorprenderá tan gratamente como a mi.




Gracias, Iñigo. Muchas gracias por la deferencia que has tenido conmigo al permitirme compartir un poquito de ti.

martes, 10 de julio de 2018

DOS EN LA NOCHE


DOS EN LA NOCHE

No se pueden ver las estrellas desde las estrechas callejuelas de la gran ciudad, pero ahí están; testigos mudos del ir y venir de los humanos que se afanan a esas horas, unos en regresar a sus casas tras su jornada laboral y otros, en seguir sus rutas de juerga de garito en garito, algún teatro, algún cine de tardío, de esos que tienen sesiones de madrugada para los insomnes y en el peor de los casos para los pervertidos solitarios que andan en busca de un poco de intimidad.

Las farolas alumbran mortecinas las calles envolviendo el ambiente en una atmósfera de sutil ambigüedad. Fantasmagóricas siluetas que se alejan o se acercan, tanto da.

En una esquina, una pareja abre la puerta a la lujuria marcando con sus húmedos labios el paso a la lascivia, el morbo bizarro que parece impregnar de inmediato el lugar. La gente pasa, presurosa, sin detenerse a mirar. Quizás por pudor, quizás por vergüenza, lo más seguro que sea la envidia lo que les urge a rebasar lo que nunca lograran.

Las manos de los amantes vuelan en un revoltijo agitado de ropas. Los gemidos van subiendo de tono. Prisa, un calor que inunda los cuerpos pegados, sudorosos, que piden más y más. No ven no sienten, solo están ellos en aquel lugar.

Un grupo de muchachos, algo bebidos sin duda, hacen corro frente a la pareja. Alguno de ellos suspira, otros babean y los demás, con ojos desorbitados, siguen la escena casi sin respirar.

Dos policías asoman por un callejón y viendo lo tórrido de la escena, se disponen a intervenir.

Se acercan al grupo de muchachos porras en alto dispuestos a descargar.

- Sigan caminando... ¡Dispersense y dejen circular al personal!

- ¿No les da vergüenza el espectáculo que han montado? Sepárense de inmediato y sigan su camino; llévense su calentón a otro lugar. 

Con desgana, la pareja para los besos, calla los gemidos, se miran interrogantes a los ojos, miran a su alrededor y sin poder contenerse riendo como dos locos, echan a correr calle arriba hacia un portal donde un letrero luminoso de un escandaloso color rojo anuncia: "Pensión Nolí, apague su fuego en este lugar".


Carmen

(10 de julio del 2018)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo






A VECES...


A VECES...

A veces, la vida se extiende a mis pies como un abismo insondable y mi alma se ve abocada a contenerse en el suspiro del aire.

A veces, ese abismo se abre desde mi propio infierno y me llama desde más allá de la muerte.

A veces, solo a veces, quisiera saltar dentro y perderme en el olvido de la nada que lo puebla eternamente.


Carmen

(10 de julio del 2018)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo

lunes, 9 de julio de 2018

SI UN DÍA...


SI UN DÍA...


Si un día mis letras
regresaran a tu memoria
para contarte cuanto te ame,
no las creas.
Piensa, como siempre,
que mienten otra vez.
Que aquello que exprese
en todos mis poemas,
no eran sentimientos
que mi corazón gritaba
ni eran ciertos mis 
te quiero
ni eran ciertas mis lágrimas.
Si algún día mis letras
por casualidad quisieran
volver a jugarte 
esa mala pasada,
ignoralas como tu sabes
y haz lo que siempre hiciste,
dales otra vez la espalda.
Si un día...
Si un día por casualidad
de mi te acordaras,
vuelve a maldecir mi nombre
y luego...
Luego devuelve nuevamente 
mi recuerdo a la nada.


Carmen

(9 de julio del 2018)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo

LA NAVE DE TU OLVIDO


LA NAVE DE TU OLVIDO

Se que he de dejar partir
esa nave del olvido
en la que te has convertido.
Debo soltar ya las amarras
de algo que para ti,
jamás existió.
Algo que sólo existió
en mi pobre corazón.
Se que ya es tiempo,
que debo dejarte partir
y así olvidarme
eternamente de ti.
Se que he de dejarte partir...
Pero duele,
duele la certeza de tu burla
y duele aceptar
que ya nunca
volverás por mi.
Te dejaré partir,
sí, soltaré las amarras
que fieles te atan a mi recuerdo.
Siempre fuiste libre,
nada, nada te ato jamás a mi.
Y te digo adiós,
quizás aún con lágrimas
inundando mis ojos
y un suspiro confundido
en amargo sollozo
pero sabiendo con certeza
que este adiós es para siempre
y que no nos volveremos a ver,
que ya nada nos volverá a unir.


Carmen

(9 de julio del 2018)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo


domingo, 8 de julio de 2018

EL ESTREMECIMIENTO DE UN SUSPIRO


EL ESTREMECIMIENTO DE UN SUSPIRO

Me estremece el recuerdo
de tu abrazo furtivo,
lo cálido de tus besos
ausentes y a destiempo,
como sin quererlo.
Me estremece pensar
en el ayer que compartimos,
en los sueños dibujados apenas, 
como el esbozo de algo
que no pudo ser.
Destroza mi alma
a golpe de suspiros
ese revivir de momentos,
ese volver a escuchar tu voz
acariciando mis sentidos,
el erizar que provocaban
tus manos en mi piel.
Manos invisibles,
como tu, como tus brazos,
pero sentidas por mi
tan reales como si fueran ciertas.
Sueño que llegaste
y engañosamente creí cumplido.
Hoy que ya no estás,
agonizo lentamente
en estertores estremecidos
que se ahogan en mi pecho
y van a morir en mis labios
en tristes suspiros.


Carmen

(8 de julio del 2018)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...