miércoles, 30 de noviembre de 2016

NE ME QUITTE PAS - (Jacques Brel)


NE ME QUITTE PAS
(Jacques Brel)

"Inventaré palabras sin sentido que sólo tu entenderás..."

¡Sublime canción y magistral manera de interpretarla la de Jacques Brel!

Mil veces que la escuche, mil y una que me gustará más y más esta bellísima canción de amor.  Y de todas y todos los que interpretaron esta canción a lo largo de los años, sin duda que Jacques Brel, ha sido el único capaz de hacerlo de esta manera. La vive a flor de piel, la siente en lo más profundo de su corazón y aunque muchos dicen que es un buen actor cuando la interpreta, yo siempre he pensado que cuando Brel cantaba esta canción, nos regalaba lo mejor de si mismo sin subterfugios ni necesidad de interpretar un papel, sino más bien, nos entregaba un pedazo grande de si mismo, de sus sentimientos y de su estado de animo.

De cualquier forma, Ne Me Quitte Pas es una canción irrepetible, de esas que todo cantante busca a lo largo de su vida activa y pocos encuentran. Es una canción, como digo al principio, simple y maravillosamente ¡sublime!.

Carmen

(30 de noviembre del 2016)



Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo 

lunes, 28 de noviembre de 2016

NO TE ENAMORES


Óleo de Vladimir Volegov


NO TE ENAMORES

No te enamores de una mujer que lee, de una mujer que siente demasiado, de una mujer que escribe…

No te enamores de una mujer culta, maga, delirante, loca.

No te enamores de una mujer que piensa, que sabe lo que sabe y además sabe volar; una mujer segura de sí misma.

No te enamores de una mujer que se ríe o llora haciendo el amor, que sabe convertir en espíritu su carne; y mucho menos de una que ame la poesía (esas son las más peligrosas), o que se quede media hora contemplando una pintura y no sepa vivir sin la música.

No te enamores de una mujer a la que le interese la política y que sea rebelde y que sienta un inmenso horror por las injusticias. Una a la que le gusten los juegos de fútbol y de pelota y no le guste para nada ver televisión. Ni de una mujer que es bella sin importar las características de su cara y de su cuerpo.

No te enamores de una mujer intensa, lúdica y lúcida e irreverente.

No quieras enamorarte de una mujer así.

Porque cuando te enamoras de una mujer como esa, se quede ella contigo o no, te ame ella o no, de ella, de una mujer así, jamás se regresa.

Martha Rivera Garrido

(Poeta de República Dominicana)

sábado, 26 de noviembre de 2016

MELANCOLICA TRISTEZA


Foto de David Babies

MELANCOLICA TRISTEZA

Melancolía que llena
de tristes designios mi alma toda
y mi corazón que se ahoga
en lágrimas amargas
en esta tarde de lluvia
donde bailo un tango,
abrazada a mi tristeza.
Ganas de llorar
que me inundan
en esta tarde gris
donde todo, 
me habla de ti.
E imploro en silencio
mirando al cielo ciego
un olvido que no llega
y una respuesta muda
que las nubes me devuelven
lavando con sus lágrimas mi pena.
Triste a fuerza de querer
romper esta distancia
que cruel me mata,
no puede más el alma mía
y mi corazón se desangra
en las ganas de quererte,
quererte y no tenerte.
Ganas de llorar,
olvidando tu olvido,
en esta tarde inmisericorde
y vestida de soledad,
poder bailar contigo
el tango apasionado
que un día ya lejano
fue refugio y hoguera
de tu amor y el mio.
Melancólica tristeza,
ganas de llorar
en esta tarde gris
que como una maldición
cuelga  en mi pecho
mi recuerdo de ti.


Carmen

(26 de noviembre del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo




"En Esta Tarde Gris"

Diego el Cigala



ESTÁ LLOVIENDO...


ESTÁ LLOVIENDO...

Y sigue... Y sigue, lloviendo.

El agua no se cansa de caer y amenaza con seguir cayendo interminable. Es como si el cielo adivinase mi estado de animo y quisiera acompañar mi tristeza con sus lágrimas.

Me gusta la melancolía de las gotas de lluvia resbalando por los cristales de mi cuarto y ese tono gris con que viste mi calle. La lluvia me trae recuerdos de aquello de  lo cual carezco, de aquello que llego un otoño a mi vida, para marcharse en lo más crudo del invierno.


Carmen

(26 de noviembre del 2016)

Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo


"Gocce di pioggia sul mio cuore ....
La pioggia cade ... coprire il dolore la mia anima ...
Trattenendo le lacrime agli occhi ..."

(Carmen)




Está lloviendo, quieres dar un paseo

Franco Simonne

SILENCIO (Octavio Paz)


"El silencio grita al alma, lo que los oídos nunca podrían escuchar."

Alberto Barranco


SILENCIO 
(Octavio Paz)

Así como del fondo de la música
brota una nota
que mientras vibra crece y se adelgaza
hasta que en otra música enmudece,
brota del fondo del silencio
otro silencio, aguda torre, espada,
y sube y crece y nos suspende
y mientras sube caen
recuerdos, esperanzas,
las pequeñas mentiras y las grandes,
y queremos gritar y en la garganta
se desvanece el grito:
desembocamos al silencio
en donde los silencios enmudecen.


Octavio Paz

viernes, 25 de noviembre de 2016

HOY TENGO CASI TODAS LAS PALABRAS (Roberto Juarroz)


HOY TENGO CASI TODAS LAS PALABRAS
(Roberto Juarroz)

Hoy tengo casi todas las palabras.

Pero me faltan casi todas.

Cada vez me faltan más.

Apenas si puedo unir estas que escribo
para decir el resto de ternura
y el hueco de temor
que se esconden en la ausencia de todo,
en la creciente ausencia
que no pide palabras.

O pide tal vez una:
la única palabra que no tengo
y que sin embargo no me falta.


Roberto Juarroz

MUJER DE HUMO (Dulce María Loynaz)


MUJER DE HUMO
(Dulce María Loynaz)

Hombre que me besas,
hay humo en tus labios.
Hombre que me ciñes,
viento hay en tus brazos.

Cerraste el camino,
yo seguí de largo;
alzaste una torre,
yo seguí cantando...

Cavaste la tierra,
yo pasé despacio...
Levantaste un muro
¡Yo me fui volando!...

Tu tienes la flecha:
yo tengo el espacio;
tu mano es de acero
y mi pie es de raso...

Mano que sujeta,
pie que escapa blando...
¡Flecha que se tira!...
(El espacio es ancho...)

Soy lo que no queda
ni vuelve. Soy algo
que disuelto en todo
no está en ningún lado...

Me pierdo en lo oscuro,
me pierdo en lo claro,
en cada minuto
que pasa... En tus manos.

Humo que se crece,
humo fino y largo,
crecido y ya roto
sobre un cielo pálido...

Hombre que me besas,
tu beso es en vano...
Hombre que me ciñes:
¡Nada hay en tus brazos!


Dulce María Loynaz




MUJER DE HUMO
Poema de Dulce María Loynaz
musicalizado por:
Cuarteto ALMA


VERBOS (Arturo Quetzalcoatl Torres Herrera)


VERBOS 
(Arturo Quetzalcoatl Torres Herrera)

 Es una mujer llena de verbos,
los lleva en todo el cuerpo,
saltan de su pelo a la hora del amor,
te tropiezas con ellos en su sur y en su norte,
los sorbes de su lengua y sus labios,
¡ está inundada de verbos !

Envuelto en su piel he aprendido a
morder
besar,
tocar,
chupar,
acariciar,
            sentir,
                    comer,
                             amar,
                                     quemar,
                                                 gozar,
                                     gritar,
                             venir,
                    entrar,
         mover,
subir,
bajar,
llorar,
reír,
cantar...

Ella inventa verbos cada día
y es mi deber el descubrirlos,
por eso acudo cada noche
al diccionario de su cuerpo...



Arturo Quetzalcoatl Torres Herrera

domingo, 20 de noviembre de 2016

LLUEVE


LLUEVE

Llueve...

En verdad, lleva todo el día lloviendo. Desde la madrugada hasta ahora que vuelve a ser de noche llueve y llueve sin parar.

Hace un rato salí a comprar unos churros calentitos para merendar y el agua que caía era tan fina que parecía que no caía nada, pero la lluvia te calaba hasta los huesos. Te envolvía como un velo de neblina fría.

La humedad se respira en el aire frio que baja de la sierra. Un viento suave, sin prisa, que hace tiritar las pocas hojas que les va quedando a los árboles, te acaricia el rostro y te obliga a guarecer las manos en los bolsillos del abrigo, mientras el cuerpo, aún sin acostumbrar al cambio brusco de tiempo, se estremece. Este esta siendo un otoño más parecido a los de antes, a los que yo recordaba de mi niñez. Un otoño que nos avisa o anuncia un invierno que se presiente helado.

Llueve...

Y la lluvia me trae siempre muchos recuerdos. Mientras mi familia merendaba un buen chocolate con esos churros doraditos, crujientes y calientes que les traje, yo me tomaba mi té de rooibos mientras miraba por la ventana.

Las gotas de lluvia rodean con un halo de misterio la anaranjada luz de las farolas, bajando aún más la intensidad de su resplandor y dejando la calle sumida en una semi penumbra que dificulta el ver con claridad lo que tienes por delante y a veces, te hace confundir las cosas.

Poca gente se aventura a andar fuera de sus casas en tardes como esta y las pocas que lo hacen, se ven apresuradas y con ganas de retornar bajo cubierto al abrigo de sus casas, de sus sillones y sus mantitas, frente al aburrimiento cotidiano de los programas de domingo que dan en todos los canales de televisión. Es el tedio dominical de las tardes frías y desapacibles del otoño que se prolonga y alarga a las tardes aún más desapacibles y frias del invierno.

Y con ese panorama a mis espaldas, no es de extrañar que mi mente vuele lejos de mi hogar mientras la taza de té calienta mis manos y veo como las gotas de lluvia se estrellan contra las aceras vacías formando charcos que se van desbordando para formar arroyos que corren ligeros calle abajo hasta perderse en cualquier alcantarilla.

Llueve...

Me gusta la lluvia y no sabría explicar muy bien el por qué. Siempre me gusto.

Me gusta la lluvia de otoño. La lluvia mansa que me trae a la memoria recuerdos dulces de castañas asadas y tardes de cine. De meriendas con los compañeros de instituto en la cafetería de Damian. De risas, de chistes absurdos que todos reíamos por igual, de bromas que ponían rojos a algunos y verdes a otros, de canciones acompañadas por una guitarra... Recuerdos de aquellas tardes de billar... Recuerdos de reuniones con los compañeros del grupo de teatro y aquellos otros compañeros que nos hablaban de patria y libertad...

¿Habéis notado como cambia todo a nuestro alrededor cuando llueve? Ese olor a tierra mojada, a hierba húmeda, a aceras lavadas...

¿Habéis notado alguna vez la libertad al sentir la cara empapada por la lluvia? Esas gotitas frías que se te clavan como alfileres en la piel y que a mi siempre me sorprenden y me hacen reír nerviosa...

Hoy pensaba en todo eso. En el olor de la lluvia, en las cosquillas de su caricia sobre la piel... En aquellas tardes de mi juventud, cuando mojarnos era un problema menor... En los amigos, tantos amigos que fueron quedando atrás... 

Y de repente no he podido contener el impulso de salir corriendo. Bajar a la calle así, sin paraguas, y mojarme. Dejar que esa lluvia me lavara la cara, arrastrara mis tristezas, limpiara de pesares mi alma y sanara para siempre las heridas que el tiempo ha ido dejando en mi corazón.

Mi familia se ha quedado alucinada... Me han dicho que estoy loca... Pero no me ha importado.

He subido empapada, es cierto, pero me siento renovada, casi nueva. Mis lágrimas se han vuelto lluvia con cada gota que me calaba y por un unos minutos he sentido que volvía a ser una adolescente. He sentido que volvía a vivir. Que estaba viva, que podía volver a soñar y sobre todo, que sería capaz de hacer esos sueños realidad. 

Que podía amar y ser amada... Que podría, sobre todas las cosas, volver a ser feliz.

Llueve...

¡Bendita lluvia!



Carmen

(20 de noviembre del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo



LLUEVE
Jorge Drexler

Llueve y el cielo y la tierra se mojan entre sí,
se atragantan las alcantarillas
Llueve, llueve y en todos los balcones de Madrid
se está mojando la ropa tendida. 
(Si llueve la gente se pone a cubierto)
(Si llueve el pasto se pone contento)
Llueve y parece que mañana va a seguir así.
Lo asegura Meteorología.
Llueve, llueve y en todos los rincones del país
la tierra está agradecida.

(Si llueve la gente se pone a cubierto 
y el pasto se pone contento)

Llueve sobre el río,
llueve sobre el mar.
Lueve y no parece
que vaya a parar.

Llueve y el cielo y la tierra se tocan entre sí.
Se escucha el rugir del aguacero.
Llueve, llueve y en todos los rincones del jardín 
se alborotó el hormiguero.
(Si llueve la gente se pone a cubierto)
(Si llueve el pasto se pone contento)

Llueve y parece que mañana va a seguir así,
cuando ya ganaba la sequía.
Llueve, llueve y en todos los rincones del país
la tierra está humedecida.

(Si llueve la gente se pone a cubierto
y el pasto se pone contento)

Llueve sobre el río,
llueve sobre el mar.
Llueve y no parece
que vaya a parar.

jueves, 17 de noviembre de 2016

DESOLADA ESPERANZA


DESOLADA ESPERANZA

Se despejaron las nubes de tormenta
dejando paso al relumbrar sombrío
del desolado espectáculo nocturno
donde en sombras de barbecho baldío,
agonizan de la luna los últimos rayos.

No hay calor ni color de vida,
no hay esperanza ni sueño
ni llanto ni presentida sonrisa.
No hay más que nada cautiva
en la reja de los amores vencidos.

Y se pierden por siempre los días
donde la vida se esfuma en humo
de hogueras extintas y frías,
entre tizones de pena y dolientes gritos.
Sombras y nada, nada y sombras dormidas.

Despierta entonces el alma dormida.
Despierta a la luz de un nuevo día.
Otro amanecer que abre los ojos
tomando conciencia plena
de la esperanzada dicha.

Y suenan salmos y cantos,
suenan palabras agradecidas.
Y tiemblan emocionados
de puro placer los labios,
alargándose al infinito los dedos en el abrazo.

Resuenan plegarias en tambores lejanos,
retahíla de voces raciales
elevando al cielo su eterno canto
y nubes en gris mosaico,
empedrarán el cielo de llanto.

Es el nacimiento y es la dicha,
el resurgir imposible de lo cotidiano.
La desolada esperanza renaciendo de sus cenizas
como un Ave Fenix mitológico y sagrado.
Esperanza quizás agradecida de poder sentirse de nuevo viva.


Carmen
(17 de noviembre del 2017)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo

martes, 15 de noviembre de 2016

¿CÓMO OLVIDAR...?


¿CÓMO OLVIDAR...?

¿Cómo olvidar los momentos vividos?
Olvidar, por ejemplo,
el amor que juramos y un día,
no tan lejano,
y que ambos sentimos.
Olvidar quizás los sueños
que juntos esbozamos
en el lienzo de nuestras vidas,
el tapiz de amor que bordamos
con los hilos dorados
de esperanza,
ilusión
y amor infinito.
Olvidar talvez
la vida que vivir
juntos hubiésemos querido.
¿Cómo olvidar...?
¿Cómo olvidarme de ti,
de ti que fuiste y serás,
al único que he querido?
El tiempo y el viento del desamor,
sacudieron los cimientos
de un amor que fue divino
y dejaron maltrechos,
en los pechos los corazones
y las almas,
las almas deshilachándose en suspiros.
¿Cómo olvidar las promesas rotas,
aquellas promesas
que un día lejano nos hicimos?
¿Cómo olvidar...?
¿Dime... Dime cómo te olvido?
Por más que lo intento
yo no lo consigo
y se me vuelve memoria
esta vida negra
en la que me refugio y peno.
Memoria que olvidar no puedo,
olvido que no sale de mi memoria.
Recuerdos que no ahuyento,
ni los borro ni quiero
y en la negrura
de los malos pensamientos,
torturada mi alma abandonada,
no te olvido, pero me voy perdiendo.
Voy vaciándome por dentro
mientras arranco uno a uno de mi
todos aquellos perdidos sueños
y el hueco que dejan,
lo voy llenando de amargo duelo.
¿Cómo olvidar...?
¿Cómo olvidar...
Lo que olvidar no quiero?


Carmen

(14 de noviembre del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo


Franco de Vita
"No se olvida"

sábado, 12 de noviembre de 2016

NO FUE SUFICIENTE...


NO FUE SUFICIENTE...

El amor que yo te daba
no fue suficiente para tu amor.
No supo mi alma
retener el calor de tu alma
ni supieron mis besos calmar
la ira de tus celos sin razón.
No fue suficiente, no.
No bastaron mis lágrimas
ni bastaron mis palabras de amor.
Ni bastaron las heridas
que dejaste abiertas para siempre
en mi ya maltrecho corazón.
Tratar de razonar contigo
fue una batalla perdida,
una lucha contra la locura,
un salto al vacío
sin más red
que la amargura del desamor.
Y dolieron tus silencios
mucho más que un tiro a traición.
Tus palabras acusadoras
y tus juicios falsos,
tan falsos como me hiciste sentir,
tan falsos como sentí
en ellos tu amor.
No fue suficiente, no.
Y en la pena inmensa
que me deja tu adiós,
se va diluyendo mi alma,
negra de luto,
por mi muerto corazón.
No fue suficiente...
Y ya amar no puedo
ni quiero saber nada más del amor.


Carmen
(12 de noviembre del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo





Y no fue suficiente 
Noel Schajris
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...