jueves, 30 de junio de 2016

LLUEVE


LLUEVE

Hace tiempo que llueve sobre mi vida.
Tiempo en que mis lágrimas caen
en gruesos goterones
y forman ríos a mis pies
en los que se ahoga mi corazón.
Hace tiempo que llueve en mi.
Tiempo de lágrimas amargas,
de vientos que traen dolor,
huracanes de penas
que causaron las heridas
por donde se desangra mi alma.
Hace tiempo, sí.
Un tiempo que el olvido
borrar no puede.
Ni puede el silencio acallar
esta muerte que me arrasa.
Hace tiempo que llueve dentro de mi
y esa lluvia en silencio,
plagada de desamor y desgana,
ha apagado para siempre
la llama que en mi pecho
celosamente guardaba.


Carmen
(30 de junio del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo

MUÑECA TRISTE


MUÑECA TRISTE

Él jamás la amó como a una mujer, siempre buscó convertirla en una muñeca a la que darle cuerda para que bailara al son que él le tocaba.


Carmen
(30 de junio del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo



jueves, 23 de junio de 2016

LO QUE EL DÍA DEBE A LA NOCHE


LO QUE EL DÍA DEBE A LA NOCHE

“Quien deje pasar de largo la más bella historia de su vida no tendrá otra edad que la de sus pesares y no habrá suspiro en el mundo capaz de mecerle el alma…” 

Yasmina Khadra

Adaptación de la novela de Yasmin Khadra.

La historia de la película se desarrolla en Argelia, en 1930.

Younès (el guapísimo actor y modelo de ascendencia franco marroquí Fu’ad Aïn Aattou), llega a casa de su tío Mohamed, un reputado farmacéutico en la ciudad de Orán, que le acoge como si fuera su propio  hijo. Younès, tiene que abandonar y separarse de su familia para optar por un futuro sin miserias, dado que su padre se ha arruinado. Adopta un nuevo nombre, Jonás y se criara bajo las costumbres francesas aunque sin olvidar jamás su ascendencia argelina.

En un país colonizado por Francia, donde el racismo, los conatos de rebelión y los choques culturales son constantes, Younès hará amigos para toda la vida y también se reencontrará con el amor de su vida, Emilie.

Un inesperado acontecimiento se interpondrá entre Younès y Emilie y debilitará la amistad entre su grupo de amigos mientras una revolución amenaza con desatarse en Argelia.

La película es algo larga e intensa. Nos cuenta la independencia de Argelia, la crisis de identidad del protagonista, la lealtad de la amistad, el honor, el racismo, el amor platónico, el amor pasional, la pasión en sí misma, los lazos familiares, el contraste entre la tradición y el progreso…

En mi opinión, abarca demasiados temas que va dejando a medias, como sin concluir. Demasiado contenido para una sola película que quizás hubiese resultado mejor si hubieran hecho con ella una superproducción para un formato en serie.

Aún así y pese a su intensidad, la película me ha parecido genial. Contiene todos los elementos para una gran producción. Emoción, un amor eterno, un montón de obstáculos, una guerra que llega para complicarlo todo, una paz que separa a los protagonistas…

En fin, una película para recomendar, en la que hay que destacar una buena banda sonora y algunas fotografías fantásticas.

Ficha técnica:

- Título original: Ce que le jour doit à la nuit
- Año: 2012
- Duración: 159 min.
- País: Francia
- Director: Alexandre Arcady
- Guión: Alexandre Arcady, Daniel Saint-Hamont (Novela de Yasmina Khadra)
- Música: Gilles Henry
- Reparto: Nora Arnezeder, Fu’ad Aït Aattou, Anne Parillaud, Vincent Perez, Anne Consigny, Mohamed Fellag, Nicolas Giraud, Olivier Barthelemy, Mattias Van Khache, Pierre Abbou, Tayeb Belmihoub, Salim Kechiouche, Marine Vacth.
- Productora: Alexandre Films / BE_FILMS / uFilm
- Genero: Romance - Años 30. Drama romántico. Cine Épico

Aquí dejo el Trailer oficial de la película:


domingo, 19 de junio de 2016

LEERTE


LEERTE

Me gusta leer
en el libro de tu piel
con los ojos cerrados,
con la yema de mis dedos,
como si este no verte
ni tenerte ni sentirte
pudiera ser olvidado,
poniendo luz en mi ceguera
ese deseo que nace de mis sueños.
Me gusta leer en ti,
recorrer en mi imaginación tu cuerpo.
Dejar volar mis dedos
y mis ojos inquietos.
Jugar al juego prohibido
al que solo yo jugar puedo.
Descubrir en tus lunares,
esa historia que yo solo se
o inventarme historias nuevas
cargadas del placer
que nunca conocerá nadie.
Me gusta leer en ti,
perderme en tus ojos profundos
o ahogarme en tus labios
con un sentido y apasionado beso.
Mientras tú, ignorante
de mis locos sueños,
pasas a mi lado sin verme
como quien pasa al lado
de alguien que ha muerto.
Y me ignoras o te ries,
te burlas de mis sentimientos.
Y entonces sí,
siento escalofríos atravesando
mi alma y mi pecho,
como si tus pies hubiesen
pisado mi tumba,
esa tumba donde termino
enterrando esos sueños
que jamás fueron.
Pero me gusta leer
en el libro de tu piel,
páginas que luego dejo libres,
libres para que se las lleve el viento.


Carmen

(19 de junio del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo

viernes, 17 de junio de 2016

DICEN QUE VOY A MORIR


DICEN QUE VOY A MORIR

Dicen que voy a morir y lo que no sabe nadie es que muerta, lo que se dice muerta, llevo muchos años viviendo así.


Carmen

(17 de junio del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo

jueves, 16 de junio de 2016

FUISTE TÚ... ...FUI YO.


FUISTE TÚ...
...FUI YO.

No existen culpables entre tú y yo
o quizás, fuimos culpables los dos.
Tu porque fingias amarme
y yo, porque te permití engañarme.
Tu que me regalabas espinas
y yo, que aceptaba tus condiciones
una y otra vez porque te quería.
Fuiste tú...
... Fui yo...
Los dos fuimos culpables 
de este desamor.
Los dos permitimos al tiempo
llevarse lejos el amor.
Yo que te di todo de mi...
...Tu, que jamás lo viste así,
 preferiste dejarme a un lado
apagando la luz al irte
e hiriendo de muerte
mi pobre corazón.
Fuiste tú...
... Fui yo...
Ya nada importa quién fue el culpable
ni importa quién puso más de los dos.


Carmen
(16 de junio del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo




FUISTE TÚ
Ricardo Arjona y Gaby Moreno

martes, 14 de junio de 2016

OLVIDO (Escrito a través de imagenes prestadas)


OLVIDO

Se puede escribir una carta al olvido
apoyándose en imagenes prestadas,
pues en las palabras reside la fuerza
que le otorga a los corazones
la voz y las armas.



El tiempo nunca se detiene,
aunque mi tiempo se detuviera al perderte.
El tiempo pasa inexorable y con él
llega el conformarse y consolarse.
El tiempo y el silencio
me fueron cubriendo con la gruesa capa
de tu injusto olvido.


Tantas caricias que quedaron perdidas
en las ganas de rozarse nuestras almas.
Los abrazos frustrados que quedaron
huérfanos y colgados en el armario
polvoriento de ese olvido
donde nos escondimos.


Te dejo libre de mi,
de mi presencia innecesaria,
de mis quejas inútiles,
de mi existencia junto a ti
ya eternamente truncada.


Olvida pues lo que nunca recordaste.
No dejes que te gane la batalla
alguien que como yo,
no merecia la pena
ni merecia ser amada.


Quizás en otra hora, otro lugar,
otro espacio, otra existencia.
Quizás bajo otras estrellas
volvamos alguna vez a vernos
y tal vez entonces,
al reencontrarnos sintamos
al recordarnos y reconocernos,
que ese sí es el momento.


Más, como dice el poeta:

"No, no fui yo,
quien tenga que pedir perdón.
No, no fui yo
quien dijo adiós."

No fui yo quien terminó,
quien arrancó de cuajo
un amor que renacía
y tirandolo al olvido,
envuelto en el silencio,
mató por siempre
la Esencia viva del
mandato de Amor Divino,
que en ti y en mi existía.


Carmen

(14 de junio del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo



*Imagenes tomadas prestadas de: https://es.pinterest.com/fmcr/olvido/

lunes, 13 de junio de 2016

TARDE DE RECUERDOS


TARDE DE RECUERDOS


Me gustan las tardes ociosas pasadas bajo la sombra de la parra en la casa que mis padres tienen en el pueblo.

Las horas pasan lentas, arrastrando los minutos uno tras otro de manera cansina. Sin prisa, pero también sin pausa. Me encanta perderme en la historia narrada de algún libro elegido al azar entre los muchos que guardo en mi biblioteca particular. Meterme en la piel de los personajes y dejar volar mi fantasía mientras mis ojos van devorando las letras, siguiendo el hilo de las historias como si se tratase de mi propia historia.

A veces, allí sentada en mi mecedora favorita y a la sombra, me adormezco llevada por el suave viento que llega desde la sierra atenuando el calor de la parte contrapuesta de la campiña, mucho mas llana y manchega. La brisa ligera que corre entonces, parece acariciarme al pasar y susurrarme al oído palabras de dulce consuelo o me traen a la memoria conversaciones ya olvidadas en el tiempo.

¡Qué maravilla!

Dejar de pensar, distraer o mejor dicho, abstraer la mente dejándome llevar por el suave titilar de las campanillas de viento y los reflejos de luz azul-verdoso de las mariposas y libélulas de cristal que adornan los carillones que mis hijos me regalaron por Navidad y yo colgué en ese mi lugar favorito para que junto al viento, acompañaran mis momentos de relax.

No pensar… No sentir… Tan sólo dejar pasar el tiempo sin querer, sin darme cuenta de como pasa a mi lado, de como ese mismo tiempo también me va abandonando, como me abandonan siempre los seres que más amo. 

Este fin de semana quizas fue un poco más triste, pero también ha sido muy especial. No se por qué, me dio por subir a la buhardilla y perderme mirando entre el montón de cajas que allí he ido acumulando con los años.

¡Tantos recuerdos!

Tomé varias de aquellas cajas y me las bajé a ese mi rincón favorito bajo la parra, dispuesta a dejarme llevar por lo que en ellas hubiera guardado. Ya instalada a la sombra, en la plácida comodidad de mi mecedora, levante entre emocionada y nerviosa la tapa de la caja más grande y me tope con un montón de fotografías.

Fotos antiguas  que me han hecho unas veces reír, otras apenas dieron para medio sonreír, pero las más, polvorientas y ya casi olvidadas, me han hecho llorar.
Allí estaba a mis quince años, allí estábamos… Yo flacucha y muy morena, con mi pelo recogido en una trenza y él, siempre protector, siempre cuidando de que nada ni nadie me hiciera daño, alto, también delgado, pero musculoso gracias a los deportes que practicaba… Y aquellos ojos suyos… Tan cambiantes que a veces me preguntaba si serian humanos.

Sus ojos… Tenía unos hermosos ojos de color gris según la mayoría de las personas, aunque yo que le conocía mejor que nadie, sabia que no eran solo grises, pues según le diera la luz o dependiendo del humor que tuviera en ese momento, el color de sus ojos cambiaba. Pasaban del gris a un azul dulce y cristalino si su humor era tranquilo y relajado… O se volvían de un verde casi insoportable si se apasionaba por algo… Grises, fríos como el acero, eran cuando estaba enfadado por algo o algo le molestaba o hacia daño.

Aquellos ojos que tanto conocía y que sabían hablarme sin palabras tras aquellas pestañas largas y negras que trataban de velarlos y lo único que conseguían era que quedara como embrujada por su mirada.

¡Cuanto tiempo había pasado ya desde aquel otro tiempo que fue tan feliz! ¡Cuantas cosas! ¡Cuantas heridas que aún no han sido curadas! Y cuanta soledad acumulándose en mi alma desde que sus ojos se cerraron hace unos años para no volver a abrirse más.

Él siempre fue mi refugio, mi paño de lágrimas, mi consuelo y también el que me empujaba para seguir viviendo, para seguir caminando un camino que no tenía ningún sentido ya para mi. Por él aprendi que la vida es un transito que hay que pasar, un cumulo de experiencias que tenemos que aprender y asumir. Un dejar fluir… Como tuve que dejarle fluir a él, a su recuerdo, cuando decidió poner fin a su existencia y trascender.

Pero nunca me abandonó del todo. Es lo bueno de ese misterio que poseen las almas compañeras. Pese a su muerte, él sigue aquí, a mi lado,  protegiéndome, abrazándome cuando más necesito un abrazo. O besándome con el viento cuando necesito consuelo y saber que le sigo importando a alguien.

Si le contara todo esto a los que me quieren, a los seres que viven cerca mío, a mi propia familia, se que quizás no me entenderían. Pensarían sin duda que me volví loca, pero puedo dar fe de que aún siento ese brazo en mis hombros reconfortandome cuando me siento perdida o herida. Y su consuelo invisible, me va envolviendo en una atmósfera cálida que termina siempre por hacerme olvidar todo lo malo que me haya pasado.

Tengo fantasmas en mi haber, como casi todo el mundo, aunque seamos pocos los que reconocemos tenerlos. Pero él fue, es y será por siempre, ese ángel que Dios envió a cuidarme.

Lloré de emoción por haberme reencontrado con su recuerdo, sí. Me sentí menos sola. Y esta vez, alzando mis ojos al cielo que se filtraba entre las ramas de la parra, le di las gracias por su presencia en mí, en mi recuerdo, mientras el tintineo de las campanillas del carillón, parecieron responderme riendo con su risa cristalina, movidas por el viento.

Y me sentí feliz, renacida, dispuesta a todo. A seguir caminando hasta el final, porque en verdad, nunca estuve sola, pues se que él siempre me acompañará en la luz y en el viento.


Carmen
(13 de junio del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo



domingo, 12 de junio de 2016

LA TUMBA DE LAS LUCIÉRNAGAS


LA TUMBA DE LAS LUCIÉRNAGAS


"- ¡No te vayas! ¡Quédate conmigo! ¡No me dejes sola!
- No te preocupes, Setsuko.
- Compraré algo bueno, comida nutritiva. Y nunca más te dejaré. Nunca, nunca más.

Nunca más despertó.

Ahí. Carbón para la cremación. Como era una niña, puedes hacerlo en un templo. El cuerpo debe ser quemado vestido. Usa follaje para un fuego mejor.


La mañana siguiente, puse algo de las ceniza de Setsuko en la lata de caramelos, entonces bajé la colina. Nunca volví al refugio."


Cuando uno de mis hijos me propuso que viera esta película de anime japonés, pensé que se trataría de otra película de anime mas, cargada de amores imposibles y lacrimógenos o quizás otra más con exceso de imagenes de sexo del que parecen tan proclives los japoneses.

El título original es: Hotaru no Haka

“La tumba de las luciérnagas", es una película animada japonesa dirigida por Isao Takahata. Fue la primera película dirigida por Takahata con el Studio Ghibli y el tercer largometraje del estudio. 

Esto es lo primero que se ve:

El 21 de septiembre de 1945, un indigente, adolescente de 14 años, agoniza en una estación de tren. Al morir por inanición, su espíritu empieza a recordar los sucesos anteriores a su muerte... Así comienza la película. Con la dureza de la existencia ya reflejada en las primeras tomas.

¡Una obra maestra!

‘La tumba de las luciérnagas’ narra una historia, basada en hechos reales (concretamente el autor de la novela en la que se basa el film, Akiyuki Nosaka, vivió en persona parte de los acontecimientos mostrados en el film), en la que se narran las desventuras de dos hermanos que quedan huérfanos durante la Segunda Guerra Mundial después de un bombardeo de aviones norteamericanos. Primero lograrán vivir de la caridad de su tía, pero pronto, y debido a la escasez, tendrán que sobrevivir por su propia cuenta. Será el inicio de una larga penuria. 

No es solamente una película triste, es una película que deja un sabor amargo ante la realidad que nos retrata, la crudeza y el horror de la guerra aún vista atreves de los ojos de unos niños. Es muy dura y se hace difícil de ver. No se puede retener el llanto, que brota a raudales durante la visión de toda la película, a no ser, claro esta, que se sea un ser totalmente insensible.

‘La tumba de las luciérnagas’ habla de la niñez rota, de la violación de la inocencia, de la crueldad humana, del desinterés y el egoísmo en tiempos de guerra. Se supone que en los momentos más difíciles de una persona, sobre todo si el contexto es una guerra, lo mejor del ser humano tendría que salir a flote. En la película los únicos que parecen seres humanos son los dos hermanos protagonistas, y sólo porque hasta cierto punto no se dan cuenta de la desgracia que les ha tocado vivir. Pero todos aquellos que les rodean parecen pertenecer a otra especie de vida, a una en la que la indiferencia y la insensibilidad son las propiedades reinantes. Y si a ratos, la extrema dureza del film parece ser un ensañamiento sin compasión con el espectador, por el hecho de que los dos personajes centrales sean dos indefensos niños, ésta tiene su lógica por el hecho de que en toda guerra, las peores víctimas en todos los aspectos son precisamente los niños.

Isao Takahata narra con esa sencillez típica de los grandes clásicos, al más puto estilo de John Ford o de Yasujiro Ozu, sin cargar las tintas en los momentos emotivos, y haciendo grande una historia pequeña. Y hablando de emoción, podríamos decir que todo el film en sí mismo es un bloque emotivo, angustioso, cruel, en el que no hay ni un sólo punto álgido que destaque por encima de los demás, como suelen hacer en otras películas, una emoción contenida, verdadera, sincera, directa, que viste la narración sin ningún tipo de artificio o filigrana argumental, de esas que engañan al espectador para llevarlo al borde de la lágrima. Aquí se está al borde de la lágrima continuamente, y uno nunca se siente manipulado porque el film no cae ni un sólo momento en la sensiblería barata, algo en lo que le hubiera resultado muy fácil caer.

Ver ‘La tumba de las luciérnagas’ es algo difícil. Se podría decir que este film sólo es apto para estómagos fuertes, pero sin embargo pienso que esta película debería ser vista por todo el mundo, por mucho que a algunos les resulte insoportable. Su historia trasciende los límites del propio medio en sí, y aunque enfrentarse a ella más de una vez puede resultar totalmente desesperanzador dada la visión que del ser humano da, creo que es una de esas películas necesarias, de ésas que no saben ni conocen de fronteras, como la naturaleza del verdadero arte, pues en su ilimitada fuerza que hace que sea comprensible para cualquier persona en cualquier parte del mundo, reside todo su encanto y su única razón de existencia.

Os dejo el video de la película en sus dos versiones, anime y con personajes reales, esta última es con subtítulos, merece la pena verla. Pero vamos, que yo me quedo con la película original, en la versión anime.




ME HAS NEGADO


Fotografías de Benoit Courti*

ME HAS NEGADO

Me has negado el apoyo
de tu mano sosteniendo la mia
más allá del espacio y el tiempo,
más allá de tu vida y la mía.



Te has jugado a los dados
toda una eternidad.
Tu vida y la mia en la multidimensionalidad
de los espacios que ya no alcanzaremos.




Conocías como nadie
la fragilidad de mi alma.
La tierna y efímera sensualidad
 de magnolia que me abarcaba.




Todo lo sabias y aún así,
no te tembló el corazón
al hacer llorar hasta ahogarse
a la niña que en mi comenzaba a nacer.




Todo me lo has negado con tu marcha.
La vida y los sueños, el amor y la esperanza.
Todo te lo llevaste y no me has dejado nada,
sólo esta soledad eterna donde se pierde y muere mi alma.


Carmen
(12 de junio del 2016)

Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo



*Benoit Courti es un fotógrafo francés que, tras diez años trabajando en la industria musical, intercambio sus instrumentos para una cámara. Benoit Courti se ve como un creador de imágenes, no un fotógrafo. Su modus operandi es el del intercambio, el encuentro y la proximidad hace que las cosas que fotografía sean bellas obras de arte. 

En sus fotografías en blanco y negro, capturan lo inesperado en las caras, las posturas, explora  y nos inclina a pensar en otra cosa, todo ello con una atmósfera poética fotográfica y contrastada.

Benoit Courte, hace de cada una de sus fotografías una hermosa obra de arte. 



sábado, 11 de junio de 2016

HOY TE ESCRIBO


HOY TE ESCRIBO

Hoy te escribo desde mi silencio
con las letras menudas
como huellas de gorriones
que van levantando el vuelo.
Vuelo de los sueños que un día
tejimos tu y yo
al abrigo de un amor
que se nos quedo obsoleto.
O quizás fue un amor
demasiado grande
para tus pocas alas
y la presencia de tu miedo
le puso freno a las ilusiones
matando ese amor
que floreció casi sin quererlo.
Hoy te escribo desde mi silencio
con las letras menudas
cargadas de añoranzas
y anhelos muertos.
Recuerdos de un pasado
que  nunca debió existir
si tan solo yo 
no te hubiese permitido
acercarte a mi.
Y por eso te escribo hoy,
así, casi sin aliento.
Con esas ganas de llorar 
que me inundan el alma y el pecho
ahogando en mi garganta
suspiros amargos que hablan de ti.
Y te escribo porque no se 
que mas hacer ni que decir.
Y te escribo aún a sabiendas
que no leerás estas letras,
que es ya como si jamás
hubiera yo existido para ti.
Que sólo he sido un juego
que te llego a aburrir
y tirándolo a un lado
te olvidaste para siempre ya de mi.
Sí, a pesar de todo eso te escribo...
Y te escribo con un adiós
temblándome en los labios,
mientras aletean en mi pecho
como prisioneros eternos,
la pena y el dolor.
Hoy te escribo, sí.
Te escribo para decirte,
para desearte que seas muy feliz,
que por mi parte ya me convencí
de que si yo solo fui un juego
que te terminó por aburrir,
es justo que lo acepte y suelte amarras,
esas amarras de mis recuerdos
que aún te anclaban a mi.
Aunque duela en el alma
y se me parta el corazón
en miles de pedazos
y se me hiele la sangre en las venas
y las lágrimas más amargas
aneguen mi garganta
ahogando mi voz.

Carmen

(11 de junio del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...