domingo, 29 de mayo de 2016

AMOR PROHIBIDO


AMOR PROHIBIDO

Se me escapa el aliento
a cada susurro, cada suspiro.
Cada vez que mi voz
murmura tu nombre en silencio,
cada vez que mis lágrimas
lo dibujan sobre 
la piel de mi pecho,
donde van a morir
los quebrantos 
de este amor prohibido.
Si nos hubiesen permitido amarnos
y nuestro amor no hubiese
estado condenado ni prohibido,
mi alma te hubiese abrazado
y tu corazón y el mío,
jamás se hubiesen desunido.
Pero este amor,
el tuyo y el mío,
este amor prohibido,
estaba de antemano
condenado al olvido.
Y nuestras almas
que por un instante
se encontraron y amaron,
que juntas conocieron
el placer de ser una sola,
yacen malheridas
en el más negro abismo.


Carmen

(29 de mayo del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo



Richard Clayderman

Tema para la palícula "Love Story"

PLAISIR D'AMOUR (El goce del amor) - Cantado por Nana Mouskouri


PLAISIR D'AMOUR

Plaisir d'amour ne dure qu'un moment,
Chagrin d'amour dure toute la vie. 

Tu m'as quitté pour la belle Sylvie,
Elle te quitte pour un autre amant 

Plaisir d'amour ne dure qu'un moment,
Chagrin d'amour dure toute le vie. 

Tant que cette eau coulera doucement
Vers ce ruisseau qui borde la prairie,
Je t'aimerai, te répétait Sylvie.
L'eau coule encore elle a changé pourtant. 

Plaisir d'amour ne dure qu'un moment,
Chagrin d'amour dure toute la vie.

******


EL GOCE DEL AMOR

El goce del amor no dura más que un momento
el dolor del amor dura toda la vida

He dejado todo
por la ingrata Sylvie.
ella me dejó y tomó otro amante

El goce del amor no dura más que un momento
el dolor del amor dura toda la vida

"Mientras este agua fluya mansamente
por este arroyo que bordea el prado
yo te amaré" me repetía Sylvie
el agua sigue fluyendo,
por mucho que ella haya cambiado

El goce del amor no dura más que un momento
el dolor del amor dura toda la vida

LA GLORIFICACIÓN FEMENINA, por el pintor: KAROL BAK


LA GLORIFICACIÓN FEMENINA
por el pintor:
KAROL BAK

Karol Bak nace en Kolo, Polonia, en el año 1961. 

Trabaja como pintor, ilustrador y diseñador gráfico. De 1984 a1989 estudió en la Academia Estatal de Bellas Artes (ASP) en Poznan, en el departamento gráfico. Termina sus estudios con dos valiosos diplomas, con el profesor Tadeusz Jackowski’s en estudio gráfico y con el profesor Jarosław Kozłowski’s en el estudio de dibujo. Tras sus inicios con grabados, gráficos y dibujo, a mediados de los 90 comienza a pintar con óleo sobre lienzo.

Karol Bak es un admirador de la mujer. El es un glorificador de la feminidad. Sus pinturas captan una forma fenomenal y cautivadora de la belleza. Parece que su deseo sea revelar sus almas, y así, mediante diferentes métodos, examina las partes más profundas de su naturaleza. Sus heroínas fluyen en los sueños, aparecen en el inmenso espacio; ellas son ángeles, perlas divinas, la personificación de los elementos; asesinadas reencarnadas (Judyta, Salome) e incluso la muerte (Thanatos).

Pero en Karol Bak, la idea no es mostrar simplemente el lado físico de las mujeres, sino también su forma espiritual, el carácter sensible, amoroso, tierno de corazón y muy emotivo. En otras palabras, la mujer es variable y casi imperceptible.  Por otra parte el artista a su manera, se aprovecha de la tradición para sus necesidades. En la mayoría de sus obras muestra una elegante persona que se caracteriza por sus ropas y, últimamente por la ampliación de la cabeza al conceder a sus pinturas una aureola que las hace más místicas y misteriosas. Hay una belleza innegable en sus pinturas que es resaltada con esa faceta mística que rodea la figura femenina, así, todo el conjunto queda envuelto en una halo fantástico que explota en la visión del espectador.




Aquí os dejo un video con parte de la obra de Karol Bak. La música es de Fausto Papetti y la Orquesta Pasapoga Light:




Femmes"
 de Pasapoga Light Orchestra

sábado, 28 de mayo de 2016

EN EL SILENCIO


EN EL SILENCIO

Estoy perdida en el silencio.
Perdida en medio
de las calles desiertas 
en esta ciudad de sombras
donde mi alma presa
se abandona al dolor.
En el silencio...
Bajo el murmullo inaudible
de millones de voces que callan.
Palabras reprimidas
que emiten los muertos
y van envolviendo mi alma
en este velo de añeja tristeza,
humedeciendo mis ojos
con las lagrimas más amargas.
En el silencio...
Ese silencio donde se hunden
mi corazón y mi alma,
donde se pudren mis sueños,
donde van muriendo,
desoladas,
todas mis esperanzas.
Estoy perdida, sí...
Perdida en el silencio...
Perdida en la soledad... 
La silenciosa soledad
que me ata a la muerte
y va acallando en mi,
la voz de mis palabras. 


Carmen

(28 de mayo del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo





“Las grandes elevaciones del alma no son posibles sino en la soledad y en el silencio”
Arturo Graf

“He escondido mi esencia en el silencio”
Nazik Al Malaika

El video es de Reflexibiza, se titula: "En el silencio del alma" y podeis encontrarlo aqui:



LA VIDA ES... (Una de mis reflexiones)


Fotografia de:
Tatiana Susla

LA VIDA ES...
(Una de mis reflexiones)

“La vida es una obra de teatro que no permite ensayos...
Por eso, canta, ríe, baila, llora
y vive intensamente cada momento de tu vida...
...antes que el telón baje
y la obra termine sin aplausos.”

Charles Chaplin


Certera frase la de Charles Chaplin. La vida es como una obra de teatro en la que cada uno de nosotros interpreta un papel.

Nace, vive o malvive, se enamora o desenamora... Ama... Odia... En mayor o menor medida, con mas o menos intensidad, cada uno de los que venimos a este plano de existencia, vamos escribiendo la historia de nuestra vida así, a vuelapluma, sin pararnos a pensar en como interpretar nuestro papel en la función.

Ganar... Perder... Todo vale y lo mejor es dejarse mecer por los vientos de cambio tal y como nos lleguen.

Aceptar lo que nos toque, aunque estemos cansados de que siempre... siempre... nos toque perder.

El papel de perdedor o perdedora, es algo que asumimos con mansa normalidad, pues si algo teme el ser humano es romper las normas, las normas que le han sido impuestas, cambiar su destino, tomar las riendas de sus vidas y hacer aquello que les dicta sus corazones sin tener en cuenta nada que no sea satisfacer sus propias ilusiones.

"... Antes de que el telón baje
y la obra termine sin aplausos."

Que al llegar el final de nuestra obra, de nuestra vida, no sea el silencio quien nos acoja. Que sean los aplausos por una vida bien vivida. Ganador o perdedor, podemos cambiar el papel que nos tocó interpretar en el guión que quién sabe por qué o quien escribió. Podemos cambiarlo, para bien o para mal, pues si Dios le regalo algo divino al ser humano, fue el libre albedrío o en palabras más simples, el poder de decisión. El discernir el bien del mal y elegir cual será el final que deseamos interpretar.

Es por todo eso que yo decido aquí y ahora mi propio papel, mi propia vida.

Decido ser, quizás no la más afortunada ni la más amada, pero sí la que más ame y la que de más de si misma sin pedir nada de regreso.

Decido enamorarme del amor. Amar con el corazón aunque no me amen. Seguir soñando, inventando sueños nuevos cada día que pase. Esperando a quien nunca ha de venir, como si su tren estuviera a punto de llegar a la estación de mi corazón.

Decido vivir aunque la vida se aleje y alguien por mi, ya haya escrito el fin.

Pongo alas a mi corazón y echo a volar mis sentimientos, lejos... muy lejos... Buscándote tal vez a ti...

Y quién sabe?

Quizás, cuando el telón de la obra de mi vida baje, no haya aplausos de despedida. Pero quizás haya brazos abiertos esperándome del otro lado. Abrazos recibiéndome, palabras de bienvenida... Y quizás la critica sobre la obra de mi vida, sobre ese papel interpretado por mi alma y tan importante para mi, sea tan favorable que por una vez, me sienta plena, satisfecha y orgullosa de mi misma... Total y plenamente feliz.


Carmen

(28 de mayo del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo 



"Wings"
(Alas)
Birdy


SE LO DIRÉ A LA LUNA


SE LO DIRÉ A LA LUNA

Si amo de nuevo alguna vez,
se lo diré a la luna.
Me  miraré en su cara
y le confesaré mi verdad,
mi verdad y la suya.

Si amo de nuevo alguna vez,
si vuelvo a cometer esa locura,
se lo diré a la luna
y ella guardará por siempre,
el secreto de mi mala fortuna.


Carmen
(28 de mayo del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo



"Dillo alla luna"
Vasco Rossi

jueves, 26 de mayo de 2016

EL FINAL


EL FINAL

Como todo tiene un principio, también tiene un final.

Las historias de amor comienzan con un  encuentro casual, un cruce fugaz de miradas, de palabras casi pronunciadas al azar. Algunas de estas historias pasan sin pena ni gloria y otras con más pena que gloria, pero todas dejan en mayor o menor grado de marcación un tatuaje indeleble en las almas que alcanzaron a sentir y vivir ese amor.

Hay un bolero que se titula precisamente así, "Historia de amor", que entre todos los boleros, de los cuales me declaro una fan incondicional, podría decir sin dudarlo que es mi favorito.

"Historia de un amor", es un bolero escrito en 1955 por el autor panameño Carlos Eleta Almarán (Dartañan) a raíz de la muerte de la esposa de su hermano.

Alcanzó un rápido éxito ya que formó parte de la banda sonora de una película mexicana del mismo nombre rodada en 1956 y protagonizada por Libertad Lamarque y Emilio Tuero.

Tierno, sincero, desgarrado, pasional... Los sentimientos a flor de piel, hechos música, lamento por el amor que ya no esta, que no volverá...

¡Hermoso, sin lugar a dudas!

Aquí os lo dejo en la voz de una gran mujer, Luz Casal



HISTORIA DE UN AMOR

(Cantada por Luz Casal)

Ya no estás más a mi lado, corazón.
En el alma sólo tengo soledad,
y si ya no puedo verte,
¿Porqué Dios me hizo quererte
para hacerme sufrir más?
Siempre fuiste la razón de mi existir;
Adorarte para mí fue religión
Y en tus besos yo encontraba
El amor que me brindaba,
El calor y la pasión.
Es la historia de un amor
Como no hay otro igual
Que me hizo comprender
Todo el bien, todo mal,
Que le dio luz a mi vida
Apagándola después.
¡Ay, qué vida tan oscura!
Sin tu amor no viviré.
Ya no estás más a mi lado, corazón.
En el alma sólo tengo soledad,
Y si ya no puedo verte,
¿Porqué Dios hizo quererte
para hacerme sufrir más?
Es la historia de un amor
Como no hay otro igual
Que me hizo comprender
Todo el bien, todo el mal,
Que le dio luz a mi vida
Apagándola después.
¡Ay, qué vida tan oscura!
Sin tu amor no viviré.
Ya no estás más a mi lado, corazón
En el alma sólo tengo soledad,
y si ya no puedo verte,
¿Porqué Dios hizo quererte
para hacerme sufrir más?

YA ES TARDE


YA ES TARDE

Ya es tarde,
demasiado tarde para mi.
Nadie tejerá
coronas de flores
que adornen mi pelo
ni renovaré unos votos
que fueron sagrados
en tiempos ancestrales.
Ya es muy tarde, sí...
Y mi alma sola,
cansada de vagar
entre las sombras,
cansada de mentiras,
de dolores
y promesas rotas.
Mi alma triste,
eternamente abandonada,
perdida en su pena,
se ira desdibujando
entre la oscuridad
que la llena
y el abismo desolado
que su abandono
abrió a mis pies.
Negra sombra 
que me ocupa
y que me habita,
sin espacio 
para la luz
que me llenaba
en otro tiempo,
en otra hora.
Negra sombra
soy ahora,
muerta en vida,
pero muerta
aunque sea a deshora.
Ya es tarde,
tarde para mi
pues se acaba mi día
y mi noche,
mi noche,
no conocerá aurora.


Carmen
(26 de mayo del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo


"Negra Sombra"
(Poema de Rosalia de Castro)
Cantado por: Luz Casal


miércoles, 25 de mayo de 2016

FUIMOS CUANTOS DE LUZ ABRAZÁNDOSE


FUIMOS CUANTOS DE LUZ ABRAZÁNDOSE

Eramos dos caminando
con la misión de encontrarse,
vida tras vida 
sabiéndose y soñándose.

Eramos dos almas buscándose
casi ya perdida la esperanza
de llegar a encontrarse
y del Amor volver a enamorarse.

Fuimos cuantos de luz abrazándose,
uniéndose, enamorándose.
Dos cuerpos, dos almas,
en un solo cuerpo y una sola alma concentrándose.

Fuimos cuantos de luz rozándose,
 una estrella única y brillante,
que de tanto amarse se quemaron
y cegaron para siempre.

Eramos dos tratando de encontrarse
de acoplarse, de amarse.
Fuimos cuantos de luz divina
que se consumieron sin llegar a fusionarse.


Carmen
(25 de mayo del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo



"Dolía menos"
Gilberto Santa Rosa


HOY QUISIERA...


HOY QUISIERA...

Hoy quisiera no estar aquí.
Tal vez no haber nacido,
tal vez...
Quizás la vida sin mi
fuera más vida
y la muerte no estuviera
tan presente en ti.
Quizás mi falta
fuera menos ausencia
si no hubiera existido
y doliera menos el respiro
de esa vida sin mi...  Sin ti...
Hoy quisiera ser sombra
confundiéndose en la noche
más oscura y tenebrosa,
donde la quietud
no inquietara a los muertos
ni asustara a los vivos.
Hoy quisiera borrarme,
dejar perderse mi recuerdo
en un desierto de olvido.
Que nadie supiera mi nombre
ni recordara este cuerpo mío.
Y en mi amargura,
soledad eterna que aún hoy
me llena y asombra,
no ser,
no estar,
no pensar,
no sentir.
Ser tan sólo polvo.
O ser quizás agua de un río,
o ser aire en el vendaval
que azota el páramo
más desolado y triste.
Ser quizás nube de otoño
arrastrada por el tiempo
hacia el frío invierno.
Hoy quisiera ser muerte,
ser un cadáver más,
mudo e inerte.
Alguien a quien olvidar,
anodina como mi vida,
a quien jamás nadie recordara
ni extrañara.
Hoy quisiera ser...
Tal vez...
Tal vez olvido y muerte.


Carmen
(25 de mayo del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo


martes, 24 de mayo de 2016

SU DESTINO SE LLAMABA SOLEDAD


SU DESTINO SE LLAMABA SOLEDAD

Siempre supo que jamás sería única ni especial para nadie; que la única luz que podría iluminar su camino, la apagaría una ráfaga de viento en una tarde de tormenta y aunque ella misma trato de engañarse, también supo desde siempre que su destino era andar aquel camino con la sola compañía de su soledad.

Carmen
(24 de mayo del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo




lunes, 23 de mayo de 2016

SOLEDAD


Mendiga rusa
Mercedes Laborda Gimeno*
© Todos los derechos reservados

SOLEDAD

Soledad se fue de este mundo como vivió, haciendo honor a su nombre, en la más estricta de las soledades.

Nunca se la pudo ver en compañía de nadie. Jamás se la vio hablar con nadie. Siempre sumida en las sombras de sus ropas oscuras, con un pañuelo cubriéndole la cabeza, con su arrastrar de las zapatillas de paño con las que invariable, sin importar si hacia frío o hacia calor, calzaba sus pies. La cabeza gacha, sin osar mirar a nadie y ese rumor de letanía en sus labios, palabras inarticuladas que repetía para si misma y que nunca nadie se paró a escuchar el verdadero significado de lo que decían.

Algunas veces me la cruce en la calle cuando iba a trabajar. Pequeña y frágil, envuelta en un largo gabán lleno de mugre y color indefinido, cargando bolsas enormes cuyo contenido nunca llegue a vislumbrar. En esas ocasiones, recuerdo haberla saludado con un buenos días a los que ella correspondía con un gruñido que quise identificar quizás con otro buenos días de regreso para mi. Reconozco que jamás me pare a meditar que hacia aquella anciana a horas tan tempranas deambulando por las calles aún vacías de una ciudad como la mía, donde el peligro acechaba en cada esquina.  Tal vez, por breves instantes, pasaba por mi mente la sensación de abandono y vacío que se desprendía del frágil cuerpo de aquella anciana, pero aquellos instantes tan breves, morían apenas nacían devorados por la vorágine de mi vida y mis propios problemas.

La vida seguía y yo continuaba mi camino sin volver a recordar mi encuentro mañanero con la anciana.

Ni siquiera puedo recordar hoy cuando fue la primera vez que la vi regresar de madrugada a  su casa ni cuando fue la última vez. Tan anodina, que pasó por la vida sin que nadie la echara en falta. Si me hubieran preguntado, tan sólo hubiera podido decir que vivía en el bajo derecha y que no, que no sabia si estaba en su casa o se había marchado. Tampoco creo que el resto de vecinos supiera mucho más de lo que yo sabia. Somos una comunidad de residentes alternativos que va cambiando cada poco dado que la mayoría de los pisos son alquilados y somos muy pocos los que podemos presumir de llevar en el edificio el tiempo suficiente como para conocer las vidas, obras y milagros de los que allí moran.

Por eso nadie se extraño ni echo en falta a Soledad. Cada cual vivía como podía su día a día y no se preocupaba del día a día de los demás.

Desde hacia unos días, se apreciaba al entrar en el portal, cierto tufillo indefinido para el cual nadie tenia explicación, pero que todos asumían y del cual culpaban a las alcantarillas próximas, resecas por la falta de agua. La falta de lluvia que lavara las calles o la falta de riego de las mismas calles por culpa de la pertinaz sequía de aquel largo verano, parecía la explicación más lógica para justificar la presencia de aquel mal olor que parecía reconcentrarse en el vestíbulo del edificio.

El calor sofocante de aquellas semanas sólo contribuyó a que el mal olor aumentara y entre los vecinos se fue extendiendo la preocupación sobre su origen y el malestar por lo inconveniente que resultaba el no poder abrir las ventanas de sus casas por no dejar entrar por ellas el pestilente hedor que iba en aumento. Pero nadie reparó o quizás todos nos habíamos percatado y nuestras mentes anularon la información, de que el olor era mucho mas pertinaz y nauseabundo cuando al entrar en el portal y dirigirnos  al ascensor, pasábamos junto a la puerta,  siempre cerrada, del piso de la anciana Soledad.

Alguien, supongo que el presidente de turno de la comunidad, dio aviso al administrador de la finca sobre lo insoportable que se estaba volviendo la situación y lo descontentos que estaban los vecinos. Y una tarde el mismo administrador y el dueño del edificio, se presentaron allí acompañados de varios agentes del departamento de sanidad del ayuntamiento, dispuestos a resolver el enigma del mal olor que nos había ido ganando el terreno hasta hacernos la vida insoportable. 

Revisaron detenidamente sótano, garaje, escaleras, hueco de ascensor. Repasaron las bajantes desde el último al primero. Pero por algún motivo que se escapa aún a mi comprensión, todos parecían evitar aquel bajo derecha como si el piso de la anciana no existiera o como si ante sus miradas y narices, se hubiera vuelto invisible como invisible era para todos su dueña.

Llamaron a los bomberos, que llegaron acompañados de perros dispuestos a descifrar el misterio y poner fin a aquella situación.

En cuanto los animalitos, más listos o con menos prejuicios que los humanos, entraron en el edificio, corrieron como locos hacia aquella puerta inadvertida por los demás mientras arrastraban a sus guías en el proceso revelador de descifrar la procedencia del mal olor.

Todo se volvió locura a partir de ese momento. Preguntas sobre quien vivía allí, quien la había visto por ultima vez, cuándo, cómo, con quién... Nadie sabía nada... Nadie la había visto por ultima vez... Nadie recordaba ni cuando, ni el cómo, ni el con quién. Los bomberos llamaron a la policía, la policía llamo al juez de turno, el juez ordenó a los bomberos derribar la puerta del bajo derecha y lo que hallaron tras esa puerta, dejó a todos tan estupefactos que nadie pareció percibir el nauseabundo olor que emanaba del interior de la vivienda.

Las bolsas de basura se apilaban contra las paredes del corredor formando un pasillo aún más oscuro y estrecho y una miríada de cucarachas emergió de las profundidades de aquel basurero improvisado como si en realidad agradecieran aquella bocanada de aire puro que al derribar la puerta les habíamos regalado y corrieran en busca de su salvación.

Síndrome de Diogenes, ese fue el veredicto de los paramédicos del SAMU cuando fueron llamados por el juez.

Se necesitaron varios camiones del recogida de basuras del ayuntamiento y personal especializado en el desalojo de desperdicios hasta encontrar a la anciana Soledad muerta entre las bolsas de basura y trastos inservibles que durante años había ido atesorando en su desvarío.

Entre los vecinos que curiosos nos habíamos congregado, una mezcla de pena y estupor, de culpa por haber ignorado la evidencia, pareció tomarnos al asalto y dando media vuelta sobre nuestros pasos, corrimos a esconder nuestra vergüenza cada uno acompañado de sus propias soledades y un pacto invisible de silencio se  instauró en el edificio y entre sus habitantes que aún, a día de hoy, tratamos de olvidarnos de lo sucedido.

Que aún tratamos de no mirar la puerta del bajo derecha, bajando la mirada cuando pasamos a su lado camino del ascensor...

Y la vida continua... 


Carmen
(23 de mayo del 2016)


Copyright©


"Omnia mea mecum porto"
Soy todo lo que tengo



::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


*Mercedes Laborda Gimeno: Nace en la ciudad de Tánger, en 1957. A los dieciocho años abandona su ciudad natal y se traslada a Barcelona para continuar sus estudios superiores.

Ejerce de profesora de escuela primaria ,vocación que comparte con la pintura.

En este mundo del arte se inicia de la mano de su padre, tiene una formación autodidacta. Sus primeros trabajos abarcan el dibujo y la caricatura. Posteriormente experimenta con la pintura figurativa y finalmente muestra una inclinación principalmente hacia el retrato.

Su estilo realista , pone en el centro de su obra al ser humano e invita al observador de sus pinturas a reflexionar sobre temas que preocupan a nuestra sociedad. Estas cuestiones tales como la libertad , la violencia... en ocasiones adquieren expresión meramente simbólica.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...