sábado, 30 de marzo de 2013

TUS DEDOS EN MI PELO


TUS DEDOS EN MI PELO

Hay sueños que como dedos
se enredan en mi pelo,
tironean de mis pensamientos
y van poniendo fiebre en mi piel.

Hay dedos que como sueños
acarician mi rostro
enjugando las lágrimas furtivas
que de mis ojos amenazan con caer.

Hay sueños que son reales
y realidades de ensueño
donde mi piel te siente,
presiente el roce de tu piel.

Hay dedos que te rozan el alma
poniendo trazos de ternura
donde el dolor aprieta con calma,
mi triste cuerpo de mujer.

Hay sueños donde tus dedos
juguetean con mi pelo
y tu boca  va buscando mi boca
ávida por apagar su sed.


Carmen
(30 de marzo del 2013)

Copyright©

QUIÉREME - Luis Eduardo Aute



QUIÉREME

Quiéreme, aunque sea de verdad, 
quiéreme, y permiteme el exceso, 
quiéreme, si es posible, sin piedad, 
quiéreme, antes del último beso. 

Quiéreme, haz que se incinere el mar, 
quiéreme, como el vendaval que pasa, 
por el resto de una brasa 
dentro de un glaciar. 

Quiéreme, sin el mínimo pudor, 
quiéreme, con la insidia de la fiera, 
quiéreme, hasta el último temblor, 
quiéreme, como quien ya nada espera. 

Quiéreme, aunque no sepas fingir, 
quiéreme, que de todas mis flaquezas 
sacaré la fortaleza 
para revivir. 

Sabes bien 
que jamás te lo he pedido 
ni jamás te hice un reproche... 
por lo que esta vez te pido, 
ya que no es cosa de dos, 
que tú seas quien me quiera 
como nunca me has querido 
esta noche del adiós... 

Quiéreme, ahora que llegó el final, 
quiéreme, sin mas puntos suspensivos, 
quiéreme, aunque venga el bien del mal, 
quiéreme, como si estuviera vivo. 

Quiéreme, que no entiendo qué hago aquí, 
quiéreme, si no quieres que esté muerto, 
porque todo es un desierto 
fuera de ti. 

Quiéreme, que ya empieza a anochecer, 
quiéreme, aunque sólo sea un instante, 
quiéreme, y hazlo como otra mujer, 
quiéreme, como si fuera otro amante. 

Quiéreme, que mañana ya murió, 
quiéreme, como si el mundo acabara, 
como si nadie te amara 
tanto como yo... 

Sabes bien... 
que jamás te lo he pedido 
ni jamás te hice un reproche... 
por lo que esta vez te pido, 
ya que no es cosa de dos, 
que tú seas quien me quiera 
como nunca me has querido 
esta noche del adiós... 
Quiéreme... 
Quiéreme..



TE QUIERO - Luis Eduardo Aute



TE QUIERO

Te quiero,
así, de pronto,
así de tonto... pero
te quiero.


Te quiero,

así de claro,
así de raro...
pero te quiero.


Te quiero.

así de burdo,
así de absurdo... pero
te quiero.


Pero esta noche tristeza obliga,

más que a la amante,
quiero a la amiga.
Más que tu pan,
quiero tu miga.

viernes, 29 de marzo de 2013

TRAS EL VELO DEL OLVIDO


TRAS EL VELO DEL OLVIDO

Todo quedó atrás,
tras el velo del olvido.
Todo quedó atrás...
Tras el muro del silencio
que no termina de decirnos
que este amor que tuvimos,
era un amor prohibido.
Quedaron atrás las palabras
dichas sin pensar
que hirieron de muerte
aquello hermoso que sentimos.
Sólo queda la distancia
monótona y fría
de los días no vividos
y el recuerdo imborrable
de tu abrazo y el mio.
Sólo recuerdos que permanecerán
eternamente dormidos,
que el destino y la suerte
nos alejan   hoy,
mañana y siempre
y no nos dejaran ser, amor mio.
Todo quedó atrás,
tras el velo del olvido.
Tu en tu mundo,
yo en el mio.
Líneas paralelas hacia el infinito
que no habrán de encontrarse
por mucho que intentemos unirnos.
Seremos sombras difuminadas,
polvo y nada
tras el velo del olvido.


Carmen
(29 de marzo del 2013)


Copyright©

SOLEDAD


SOLEDAD

Que solas nos hemos quedado, alma mía.
Que inmensa esta soledad que nos abarca,
nos engulle como si no fuéramos nada.
Sólo polvo y olvido estrechándose
en las callejuelas de la vida que pasa
a nuestro lado sin vernos siquiera.
Que solas nos hemos quedado,
tu conmigo y yo contigo,
sin más compañía para llorar
con llanto amargo el dolor y la pena
que nos causa llevar un corazón
que se ahoga y desangra,
un corazón al que ya no le quedan latidos.
Que solas... Que solas nos hemos quedado.
Que solas y que terrible es este frío que sentimos.

Carmen
(29 de marzo del 2013)

Copyright©


viernes, 22 de marzo de 2013

TODO TERMINO


TODO TERMINO

Todo termino en mi.
Enmudeció la voz en mi garganta,
ahogaron mis letras
quemando en la hoguera
de la injuria y la incomprensión
las palabras que formaron mis poemas.
Todo termino en mi y para mi.
Los sueños que comenzaba a forjar,
las ilusiones, las esperanzas.
Todo termino...
Solo queda un alma en coma
dando las ultima bocanadas
de amarga soledad
y un corazón en cabestrillo
que agoniza al son de
moribundos latidos,
sabiendo que ya no le queda nada,
nada por lo que luchar.
Todo termino y seré olvido,
polvo que arrastra el viento
a ninguna parte,
a ningún lugar.


Carmen
Copyright©

jueves, 21 de marzo de 2013

Y PARECE QUE LLEGO LA PRIMAVERA...


Y PARECE QUE LLEGO LA PRIMAVERA...

Esta tarde necesitaba salir a caminar, sin rumbo, donde mis pasos me llevaran. Necesitaba vaciar mi mente y con ella limpiar los restos de un corazón demasiado vapuleado ya. El día que había amanecido limpio y azul, había ido adornado los cielos con nubes plomizas que avanzaban por el horizonte y a las que el sol en su agonía iba tiñendo de rojo y oro.

Caminé con fuerza hasta agotarme, reteniendo las lágrimas que amenazaban con brotar de mis ojos como manantiales... Y de repente me paré y tome aire. 

El aire olía a dulces de algodón que me trajeron recuerdos pasados, cuando la vida era mas fácil, menos complicada. Un grupo de niños pasaron corriendo a mi lado entre risas y gritos y me hicieron sentir de golpe que la vida sigue, que puedo sentirme muerta, pero la vida sigue a mi alrededor sin interrumpirse y me hace guiños cómplices como tratando de animarme.

Un perro se acercó a mi y me lamió la mano. Siempre he tenido un don especial con los animales, algún tipo de conexión especial que siempre admiró a mis amistades. Le miré a los ojos y lo que vi en ellos fue mi propia tristeza reflejarse. Como pude, le acaricie la cabeza y seguí adelante en mi deambular hacia ninguna parte.

Y llegó la noche y con ella  las lagrimas furtivas ahogando un grito de  desesperada agonía. 

Luego... el vacío... la nada... la indiferencia más grande. Se que sólo es mi rebeldía que no se da por vencida, que me empujará de nuevo a seguir adelante, paso a paso, con lentitud pero sin descanso. Se que es mi razón poniendo llave y cerrojo a mi corazón... pero después de ese llanto al amparo de la oscuridad, me he sentido mucho mejor.

De regreso a mi casa, me he dado cuenta de que han florecido los cerezos japoneses de los jardines. Llegó un año más la primavera a mi ciudad, a la vida y aunque yo ya no crea en promesas, ese aroma de flores me ha recordado que amar, seguiré amando aunque duela y que quizás algún día, llegue a mi cuerpo que ahora sólo es un tronco seco herido por el hielo y la tormenta, quizás también llegue la primavera.


Carmen
Copyright©

sábado, 16 de marzo de 2013

CUANDO YA NO ESTE

Hace algún tiempo, escribí un poema pensado para que fuera leído por mis hijos en mi funeral. Siempre me gusto ir un paso por delante y no dejar nada al azar. Hace una semana, leí ese  mismo poema en el funeral de mi suegra... y eso si que no lo había previsto, pero pensé que era un buen momento para compartirlo.



CUANDO YA NO ESTE

**

Cuando me haya ido,
que nadie venga a llorar
junto a mi tumba.
No quiero lágrimas
ni flores con aroma
a polvo y fantasmas.

*

Cuando ya no este
y mis ojos hayan cerrado,
cuando mis manos crucen
como una oración callada
sobre mi pecho helado,
que ya no cobijara suspiros.

*

Cuando mi boca sellen
los silencios más largos
y mis labios resecos muestren
las huellas del olvido,
la pena profunda y dolorosa
en un rictus callado.

*

Darme la dulce caricia
de la llama en la hoguera
y dejar volar después
al viento mis cenizas,
para que las esparza
impávidas y ligeras.

*

Dejarme ser una
entre la tierra y el cielo.
Dejarme ser aire y ave,
campo y flor,
lluvia y sol.
Dejarme ser tan sólo
callado pensamiento.

*

Pero no lloréis mi ausencia
ni veneréis mi recuerdo.
Quiero descansar al fin
en brazos del olvido,
olvidar por siempre
que un día, fui dolor sentido.

**

CARMEN
Copyright©


martes, 12 de marzo de 2013

Y DESPUÉS...


Y DESPUÉS...

Y después de la oscuridad
brilló de nuevo la esperanza,
frágil como un cristal,
efímera como la espuma,
grácil como un ave
que emprende el vuelo
del suelo que la hiere
al cielo que la cobija
amante en su nido.
Y después de la soledad
tu de nuevo conmigo.
Suave caricia en versos
náufragos de suspiros.
Sueño que me arranca
de un golpe de cariño
de las mismas fauces
de la negra muerte
y me transporta
nuevamente al Paraíso.
Cuantas veces intentamos
sin éxito el  suicidio...
Cuanto tiempo perdido...
Cuantas lágrimas negadas...
Cuantos suspiros baldíos.
Jamás mi alma a tu alma,
jamás tu alma a la mía,
jamás podrá la distancia
separar lo que nació unido
ni podrán nuestros corazones
negar el amor sentido.
Después de la oscuridad...
Después de la soledad...
Tu alma abrazando mi alma
y tu corazón cobijando al mio.

*************

Carmen
(12 de marzo del 2013)

****

Copyright©




lunes, 11 de marzo de 2013

TE SABIA IMPERFECTO


TE SABIA IMPERFECTO


Te sabía imperfecto
y te acepte como eras,
sin peros ni trabas
ni condiciones pactadas.
Nunca te pedí más de lo que te daba,
callado silencio, 
perdón real,
comprensión sin medida,
amor infinito y sincero.
Te acepte en tu humano concepto
de preguntas sin respuesta acertada,
de supuestos sin pensar,
de juicios y condenas.
Te acepte como eras
porque más allá de la locura,
precisamente como una loca te amaba.
Te sabía imperfecto y aún así
supe ver en ti la Divinidad
que por dentro te llenaba.
Te entregue mi corazón y
mi pobre alma tan torturada.
Mi sangre y mis lágrimas
que grabaron a fuego
tu amor en mi cuerpo,
aunque no haya servido 
finalmente para nada.
Te sabía imperfecto
y te acepte como eras
porque eras mi verdad encontrada.


Carmen
(11 de marzo del 2013)


Copyright©




domingo, 10 de marzo de 2013

LLOVIENDO TRISTEZA


LLOVIENDO TRISTEZA

Llueve.
Llueve sobre los campos,
sobre mis días,
sobre mis noches.
Llueve aún cuando el sol
asoma en el horizonte,
aún cuando cantan
alegres los pájaros.
Y no hay arco iris
de vivos colores
ni rayos dorados
alargando mi sombra.
Llueve.
Llueve sobre mi
ahogando la esperanza,
acallando el grito
que desde mi corazón
angustiado clama
por lo que fui,
por lo que no soy,
por lo que jamás volveré a ser.
Llueve.
Llueve sobre mi
desde mi propia alma
y siento la frialdad
de esa soledad infinita
que siempre me acompaña.

******

Carmen
(10 de marzo de 2013)

***

Copyright©

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...